viernes, 5 de febrero de 2016

Ciudad de México. Día 8 "El Museo Mexicano del Diseño más que un simple Museo"

Ese día cerré con broche de oro mi tour de Museos visitando El Museo Mexicano del Diseño (MUMEDI), ubicado a sólo unos cuantos metros del Zócalo Capitalino, en la calle más populosa del centro histórico; el corredor peatonal Francisco I. Madero. 

El museo tiene como finalidad difundir el diseño que se produce en México a través de exposiciones temporales que se renuevan constantemente, en ellas podrás admirar desde ilustraciones, diversos tipos de accesorios; artículos decorativos, entre otros objetos que nacen de la visión de creadores mexicanos. En tu próxima visita al centro histórico, descúbrelo, no te defraudará. Aquí te dejo unas fotos de mi recorrido:

su ubicación es Francisco I. Madero #74, Centro Histórico (Casi llegando al Zócalo), su pagina web para que revises horarios y costos es http://www.mumedi.mx/User/

Cuando visité este recinto (julio 2014) se encontraba en exhibición una exposición internacional de Carteles denominada "A la muerte con una Sonrisa"

Diseñadores, estudiantes, docentes, profesionales e interesados en el tema exhibieron sus obras en cartel o afiche.

Obra de Jose Luis Maldonado Moreno (Michoacán)

Ivan Palacios (Ciudad de México)  

Lien Chia-Lin (Taiwan)

El MUMEDI también es una fundación que apoya el diseño gráfico e industrial nacional, cuenta con una tienda donde el 80% de los productos que se comercializa son de diseñadores mexicanos

Philipp Wiechem (Hamburgo)

También cuenta con una librería especializada en temas de diseño, arquitectura y fotografía, además de una selección de carteles de sus exposiciones más recientes.

Shareni Paredes (Xalapa)

El museo cuenta con un Hotel Boutique con seis habitaciones donde el huésped encontrará también propuestas de diseño.

Obra de Daniel González (Metepec)

Si andas por el Centro Histórico detente en Francisco I. Madero No. 64, no sólo quedarás maravillado con el trabajo de los diseñadores mexicanos, también podrás comer rico ya que en el interior de este museo hay una cafetería-restaurant y su cocina también es un espacio de creación, así que no hay pretexto para no visitarlo. Saludos amigos! nos leemos próximamente.