domingo, 8 de mayo de 2016

García, Nuevo León, México. Día 3 "El Centro histórico, es un museo de la arquitectura del Noreste del país"

Cuando terminé mi recorrido por las Grutas de García, llegué hasta el pueblo de García, en un aventón que amablemente me proporcionó el chofer de un camión de volteo que se encontraba estacionado a las afueras de parque. Una vez en el pueblo, recorrí las calles del centro histórico. 

Es un pueblo muy pintoresco, su atractivo son su casonas. Este pueblo refleja fielmente la arquitectura de muchos pueblos y ciudades del Norte-Noreste del país, una arquitectura sencilla, que obedecía a la inclemencia del clima, los recursos disponibles y el aislamiento físico del centro de la Nueva España al que durante mucho tiempo estuvo sometida la región. Aquí dejo unas fotografía.

Es nombrada García en honor al quien fuera dos veces gobernador de Nuevo León, Joaquín García.

En1851 se elevó a la categoría de municipio imponiéndosele el nombre de Villa de García.

Casona “Águila de Oro" tiene en su fachada un Águila Real muy parecida a los primeros escudos de la independencia.

El Templo de San Juan Bautista fue erigido en 1770.

Aun estando muy cercano a Monterrey, por las calles de este pueblo se respiran aires de campo.

Esta arquitectura sencilla data desde la colonización hasta principios del siglo XX. 

El aislamiento de estas poblaciones, con el centro de la Nueva España, generó poco contacto con influencias artísticas, lo que provocó la sobriedad en las construcciones.

Los materiales que se utilizaban para la construcción eran propios de la región; el adobe, la piedra y la madera, utilizados en todo el noreste, lográndose con ellos formas, generalmente puras y  rectas.

Las puertas y ventanas se cubren con rejas de hierro o de madera. En una arquitectura casi carente de ornato, las rejas vienen a ser un elemento decorativo fundamental. Se fabrican de hierro y se agregan anudamientos de plomo que muestran el metal explotado en la región y contribuyen parcamente al ornamento.


Después de recorrer algunas calles de este pintoresco pueblo, decidí terminar con mi visita y tomar, en una calle de ese centro histórico, un autobús urbano que me llevó de nuevo hasta Monterrey.

El costo del pasaje de García hasta Monterrey fue de $16.00 pesos. Esta foto la tomé cuando iba cruzando el municipio conurbado de Santa Catarina. Amigos, nos leemos en mi próximo Post. 

Algunos datos se tomaron del siguiente estudio: "La Arquitectura Vernácula del Noreste de México" de  Jimmie L. King, Universidad de Monterrey, jking@udem.edu.mx.