domingo, 15 de mayo de 2016

Santiago, Nuevo León, México. Día 4 "Presencié un paisaje invernal único en Presa la Boca"

Cuando terminé mi recorrido por la cascada "Cola de Caballo", caminé al poblado más próximo, para abordar el microbus que me llevó de nueva cuenta a la comunidad "el cercado" desde donde un par de horas antes había salido. Una vez en la plaza de la comunidad, recorrí algunas de sus calles y llegué hasta la Presa la Boca, un centro turístico del municipio de Santiago, Nuevo León.

Confieso que no estaba en mis planes conocer ese lugar, pero como estaba muy cerca desde donde me encontraba, me animé a conocerlo, aquí les dejo unas fotos del sitio.

Esta es la entrada a la presa, como comenté, llegué ahí caminando desde la plaza principal de la comunidad de "el cercado"

Ese día estaba muy nublado y con llovizna

La Presa la Boca se encuentra a una hora de la ciudad de Monterrey


Se ofrecen paseo a caballo y en poni por la orilla de la presa

 Catamaran y bote, al parecer ofrecen paseos por el interior de la presa.

Sin embargo, no se si por las condiciones del clima o el horario, ese servicio no estaba disponible.


Era después de las 1 de la tarde y esas embarcaciones lucían solas.


Restaurante flotante


Otro restaurante en medio de la presa


A lo lejos se veía un bote con paseantes


Aunque no recorrí el interior de la presa, si capté buenas imágenes desde la orilla


 Siendo muy honesto el lugar parecía abandonado.


Restaurantes sobre el corredor turístico.


Seguí caminando por la orilla de la presa, captando imágenes.


la neblina se apoderó de la presa


Llegué a este sitio de juegos y asadores


El lugar estaba totalmente desolado


Debo reconocer que el lugar estaba sucio y descuidado, pero aun así me pareció muy atractivo. 


Esa neblina y esas hojas secas dieron al paisaje un toque único, ideal para sacar unas cuantas fotos.


Con ese clima, el sitio lucia impresionante, yo estuve ahí en diciembre de 2014.


Después de recorrer la presa, me dirigí a la carretera en espera de un autobús.

De aquí abordé un autobús que me llevó al pueblo mágico de Santiago, la tarifa que pagué fue menos de $10 pesos, pues se encontraba muy cercano a la presa. En el próximo post le comentaré mi recorrido por ese pueblo, los espero.