lunes, 24 de octubre de 2016

Catemaco, Veracruz, México. Día 3 "Visitamos la Reserva Ecológica de Nanciyaga"

En nuestro tercer día de viaje por Veracruz, nos encontrábamos en la región de los Tuxtlas, exactamente en la ciudad de San Andrés, desde ahí partimos a la ciudad de Catemaco a conocer una hermosa y exuberante selva tropical, hoy convertida en Reserva Ecológica de Nanciyaga. Nanciyaga era el nombre de una hermosa princesa Olmeca.

Desde San Andrés abordamos un taxi hasta la reserva de Nanciyaga, el costo fue de 150 pesos, hay colectivos y autobuses que cobran no más de 30 pesos hasta Catemaco y de ahí hasta la reserva menos de 20 pesos, pero como nosotros ya íbamos tarde, optamos por pagar los 150 pesos del taxi para llegar más rápido. El tiempo de traslado fue menos de 40 minutos desde San Andrés.


En el taxi camino a Nanciyaga.

El taxista tomó esta desviación para llegar a la entrada principal de la reserva.

Esta es la entrada a la reserva, también se puede llegar en lancha desde el lago de Catemaco.


Una vez que pagamos nuestras entradas empezamos con el recorrido por la selva, el costo de entrada (julio de 2015) fue de 60 pesos por persona.

En la entrada hay jóvenes de la comunidad que son los anfitriones de la selva, durante el recorrido ofrecen mucha información sobre la reserva ecológica y la cultura olmeca, el acompañamiento no tiene costo, solo hay que aportar una cuota voluntaria. Muchos de estos guardianes de la selva son estudiantes y con el dinero que obtienen, apoyan en sus casas y solventan los gastos de sus estudios, según nos comentó el guía, por lo que no duden en ofrecerles una propina al finalizar el recorrido, su labor es de reconocerse. 

Las rutas en el interior de la selva esta muy bien trazadas y no se puede salir de ellas, todo esta perfectamente en armonía con la naturaleza sin dañarla. En la foto se aprecia la figura de un armadillo que a su espalda trae un "Chaneque"

Durante el recorrido nos topamos con figuras como el de la foto, son chaneques "duendes", personajes mitológicos pertenecientes a la cultura Olmeca y son los guardianes y cuidadores de la selva y los manantiales.


También apreciamos muchas esculturas en barro que son ejemplos de la cultura Olmeca. Muchas de estas figuras son representación de animales, como este jaguar que es una especie endémica de esa selva.


A mitad del recorrido llegamos al Cemelli (casa de belleza) un Spa en medio de la Selva, nos recibió la diosa olmeca de la belleza.

Se aplican mascarilla de fango de la selva, la cuota por la aplicación es voluntaria. También se ofrecen servicios completos de baños de lodo, que según nos explicaron tienen muchas propiedades benéficas para la piel.

Quienes optan por aplicarse el baño de barro en todo el cuerpo, al finalizar, se bañan en los manantiales de aguas minerales de la reserva uuuuu yo quede con ganas!

Otro servicio que se ofrece, es el Temazcal (baño de vapor), cuyos orígenes se remontan a la era prehispánica y es un rito para purificar la piel y el espíritu.

Hay tres temazcales en la reserva, este es el más grande.

El recorrido no podía estar completo sin una buena limpia. En la reserva se encuentra una cabaña donde un chaman o "brujo" realiza sus rituales de limpia y purificación, hay que mencionar que Catemaco es famoso mundialmente por ser cuna del misticismo.

Esculturas de Xoloitzcuintle que según la tradición prehispánica, cuando moría su dueño, era sacrificado y enterrado junto a el, ya que ayudaría a su amo a cruzar el inframundo.


senderos


Según nos explicaron, esas manchas en la boca de las figuras, eran sinónimo de belleza para la cultura Olmeca.


En la reserva hay un criadero de iguanas y de cocodrilos, especies que estaban en peligro de extinción.


Este es el pintoresco muelle de la reserva


y es la entrada a la reserva, de los turistas que llegan en lancha desde Catemaco


nosotros no nos trasportamos en lancha, entramos por tierra en taxi.


Después que terminamos con el recorrido nos dio hambre y comimos en el restaurante de la reserva.


desde el restaurante se tiene una excelente vista del lago de Catemaco

Finalizada la visita salimos de la reserva y caminamos unos metros para llegar a una carretera principal donde abordamos un colectivo que nos llevo a la ciudad de Catemaco.

Este es el colectivo que nos llevo a Catemaco, la tarifa (2015) fue de 16 pesos y en menos de 10 minutos estábamos en la ciudad de los brujos. Los espero en mi próximo relato, saludos amigos.