domingo, 16 de octubre de 2016

El Tajín, Veracruz, México. Día 2 "Los Voladores de Papantla, el ritual de los hombres pájaros"

En la entrada de la zona arqueológica de "El Tajín" se ubica el mástil (madero) donde los voladores de Papantla u "hombres pájaros" realizan el ritual cuyo orígenes se remontan desde la época prehispánica, ritual que tenia como finalidad solicitar lluvias a los dioses.

Creo que todos lo mexicanos hemos tenido la oportunidad de ver este ritual, es un espectáculo impresionante. Esta tradición es de los pueblos Nahuas y Totonacos de Puebla y Veracruz pero son los veracruzanos que le dieron fama mundial y ha sido nombrado por la Unesco, desde el 30 de septiembre de 2009, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Aquí dejo unas fotos de este ritual tomados en la zona arqueológica de El Tajín:

Cuenta la leyenda que una fuerte sequía se apoderó del territorio del Totonacapan, (Puebla y Veracruz), los sabios ancianos solicitaron a jóvenes de la comunidad cortaran el árbol más alto y recto que encontraran para elaborar una ceremonia con música y danzas, para pedir a los dioses por abundantes lluvias desde lo alto del tronco.

El ritual obtuvo resultado y comenzó a realizarse año con año, al inicio de la primavera.

En la ceremonia participan 4 danzantes-voladores representando a los 4 puntos cardinales y un “caporal” que representa el centro del universo, los 5 integrantes se suben hasta la cima del mástil donde inician con el ritual. 

El “caporal” toca el tambor y una flauta desde lo alto del mástil mientras realiza una pequeña danza y coordina el ritual, al mismo tiempo los voladores saltan al vacío sujetados por cuerdas amarradas a su cintura dando 13 vueltas cada uno, la que multiplicadas por los cuatro hombres-pájaro dan el número 52, que era el número de años que duraba un siglo en el calendario prehispánico.

El vuelo simboliza la caída de la lluvia 

Su vestimenta que son prendas bordadas representa: el sol, el arcoíris, la primavera en forma de flores y aves, el color rojo simboliza la sangre de los danzantes que han muerto al realizar ese ritual sagrado.

Durante el ritual, un integrante del grupo de danzantes se ocupa de solicitar una colaboración voluntaria a los espectadores, por favor, apoyen con su donativo.


En la entrada a la zona arqueológica hay un sin fin de puestos y de vendedores de artesanías típicas del estado de Veracruz y otras regiones de México.

Escultura en honor a los hombres pájaros de Papantla. Una vez finalizado nuestro recorrido por esta zona, abordamos un taxi y regresamos al pueblo de Papantla. Saludos amigos los espero en mi próximo relato.