miércoles, 1 de octubre de 2014

Bogotá, Colombia. Día 2 "Barrio de la Candelaria, historia viva de la ciudad"

Es mi segundo día en Bogotá y decidí seguir conociendo su centro histórico, que sin temor a equivocarme; es el mayor atractivo turístico de la ciudad. La Candelaria como se le conoce actualmente al casco antiguo, esta conformada por 6 barrios que fueron parte de la fundación de la antigua Santa fe de Bogotá, capital de la Nueva Granada a principios del siglo XVI.

En una parte de esos barrios habitó la aristocracia criolla y española de la época y concentraron, como hasta hoy en día, los edificios públicos, académicos, religiosos y comerciales, pero los grupos de bajos ingresos de la época se establecieron en edificaciones precarias y ranchos localizados en las afueras del centro histórico en lo que actualmente son los barrios La Concordia, Belén, Egipto y las Aguas.

Barrio La Concordia.

Los edificios de la Candelaria caracterizan por tener un estilo colonial, herencia dicen los expertos, del arquetipo de vivienda de Sevilla y Córdoba en Bogotá adoptó el nombre de estilo Santafereño que se distingue por techos rojos, rejas de maderas y paredes de adobe.

La arquitectura de la Candelaria y su fusión de barrios conforman hoy un paisaje urbano totalmente ecléctico debido a la variedad del tipo de construcciones que existen en la zona.

Actualmente en la candelaria existe toda una red de empresas turísticas, conformada por hoteles para todos los presupuestos, restaurantes con una oferta gastronómica de corte internacional y típica colombiana, espacios de ocio como bares y también cafés donde se degustan todas las variedades de café producidos en el país .

Plaza Chorro de Quevedo. La oferta cultural en esa zona de la Candelaria es infinita.

Desde aquí se fundó la ciudad de Bogotá y a pesar de sus transformaciones y el devenir de una vida urbana más populosa, la antigua Santa fe se niega a desaparecer.

Callejón del Embudo.

Los vivos colores de su casas, sus paredes intervenidas por murales y grafítis, y el ir y venir de nacionales y extranjeros por sus calles empedradas y estrechos callejones, dan cuenta que Bogotá, la antigua Santa Fe de Bogotá sigue viva!