domingo, 12 de octubre de 2014

Zipaquirá, Cundinamarca, Colombia. Día 3 “La ciudad de la sal una auténtica ciudad blanca”

En mi tercer día en Colombia decidí conocer Zipaquirá una de las ciudades más antiguas del país ubicada aproximadamente a unos 50 kilómetros al norte de la capital Bogotá. Localizada en pleno corazón de la geografía colombiana, mi visita a esta ciudad fue para conocer el mejor tesoro que tiene no solo Zipaquirá si no Colombia; la Catedral de Sal, pero de ella hablaré en otro Post.

Como ir a Zipaquirá desde Bogotá: Primero hay que llegar a la estación del Transmilenio; Portal del Norte, porque de ahí salen unas busetas que van hasta Zipaquirá. Para llegar a esa terminal hay dos opciones, la más económica es trasladarse en transmilenio, el costo del boleto es 1 dólar aproximadamente o en taxi que fue lo que yo hice, tomé uno desde el centro hasta la terminal Portal del Norte el costo fue menos de 7 dólares. Ya ahí tome una buseta hacia Zipaquirá, el precio fue de 3 dólares. El tiempo de recorrido es menos de una hora y el bus te deja cerca de la plaza principal de la pequeña ciudad. Antes de conocer la catedral de Sal recorrí las calles de esta ciudad.

En Colombia los Departamentos y municipos cuentan con bandera propia aquí vemos la bandera de Colombia, de Cundinamarca y de Zipaquira, en esas fecha que andaba por ahí se conmemoraba el inicio de la Independencia de Colombia.

Zipaquirá era un asentamiento de indígenas muiscas, vivían sobre grandes yacimientos de sal . Zipaquirá es considerada uno de los centros de explotación de sal más importantes en Colombia de ahí que se le conozca como la 'Ciudad de la Sal'.

Palacio municipal de Zipaquirá (Edificio Blanco)

Catedral Diocesana (1760-1870) de piedra arenisca, obra del arquitecto capuchino fray Domingo de Petrés

Plaza Gonzalez Forero

Por lo general las casas del casco histórico de Zipaquirá son de color blanco con detalles verdes y tejas rojas de ahí que también se le conozca como la Ciudad Blanca

Rumbo a la catedral de Sal

Para ir a la catedral de Sal puedes subir a pie o tomar en taxi, yo decidí caminar; el trayecto es corto y muy hermoso. Cuando anduve por ahí -Julio- hacia un poco de frío así que no esta de mas abrigarse. En los próximos post les contaré sobre mi visita a la catedral de Sal los espero.