domingo, 10 de agosto de 2014

México, D.F. Día 9 “Adios DeFectuoso ahora rumbo a Guadalajara, Jalisco”

El día 9 fue definitivamente el ultimo día en la Cd. de México. Este día despertamos tarde, ya que un día antes ya habíamos comprado nuestros boletos para viajar a la Cd. de Guadalajara, Jalisco y habíamos dejado listas las maletas, así que despertamos tarde y descansamos muy bien antes de partir, salimos un poco después de las 11 del día del hotel, rumbo a la central de autobuses del Norte del D.F. nos trasladamos en metro hasta allá, ya que teníamos tiempo de sobra, nuestro autobús partía a las 1 de la tarde y llegaba a las 9 de la noche a la Cd. de Guadalajara.

A la Central del Norte llegamos pasado de la 12 del medio día, no habíamos desayunado, así que comimos ahí en la Central en uno de los restaurantes, también compramos botanas y bebidas por si nos daba hambre en el camino. Aproveche que aun no nos llamaban para abordar el autobús para hablar por teléfono con mi amigo que vive en Guadalajara y quien nos iba a hospedar en su casa, le marque me contesto y le confirme que ya casi salíamos del D.F.para que estuviera pendiente de nuestra llegada a Guadalajara.

Ya con el Hospedaje confirmado y abordado el autobús partimos a Guadalajara, dejando atrás recuerdos y buenos momentos vividos en la Cd de México. Hasta pronto D,F. volveré de nuevo porque quien te conoce se enamora de ti, como fue mi caso :)

El viaje a Guadalajara fue tranquilo sin ningún contratiempo el autobus salió puntual de la central del norte del DF y llego puntual a la terminal de autobuses de Guadalajara. el trayecto del viaje es de 8 hrs. y el costo del boleto oscila en los $650 pesos mexicanos 53 dólares aproximadamente. Una vez en la terminal de autobuses de Guadalajara decidimos trasladarnos a la casa de mi amigo en taxi, ahí mismo en la terminal de autobuses se encuentra un sitio de Taxi, compramos nuestro ticket en la taquilla y por $100 pesos mexicanos (8 dólares) llegamos a nuestro lugar de hospedaje, ya nos esperaba mi amigo Tapatío.

Una vez en su casa después de saludarlo, nos instalamos, nos duchamos y salimos a cenar, eran pasado de las 10 de la noche, caminamos por ahí cerca de la casa, y las opciones para cenar era variada hay muchos puestos en la calle de todo tipo de comida, yo me decidí por unos tacos dorados, después de cenar regresamos a la casa para descansar, para la mañana siguen estar llenos de energía para conocer esta hermosa Ciudad.